Quién es Satanás

Dios es el Bien, la Verdad y el Amor.
Satanás es el Mal, la Mentira y el Odio.

Todo comenzó cuando Dios flotaba en la oscuridad de la nada contemplando la Eterna Inexistencia… Entonces se sintió aburrido. En realidad se sintió Infinitamente Aburrido.

[…]

Una historia real

¡Háganse los ángeles!
De pronto, un sonido de pompas de jabón, seguido de la súbita aparición de unos personajillos con aspecto de mancebo saludable y jovial, que enseguida comenzaron a tocar el arpa y a revolotear desnudos de aquí para allá con sus pequeñas alas emplumadas.

Un ángel viene a ser como una pequeña réplica de Dios en su versión más juvenil, su grado de perfección sería prácticamente infinito si no hubieran sido creados sin sexo. El motivo de esta peculiaridad anatómica es que Dios detesta Infinitamente estar echando la siesta tranquilamente en su Trono y sentir el roce acciental de una verga ajena en sus manos y piernas.

Dios decidió cortar el problema por la raiz, literalmente hablando.

—¡Señor Dios, Señor Dios!
Dos pequeños ángeles (sabiamente castrados) que portaban trompetas doradas en sus manos se apoyaron sobre el regazo de Dios y le despertaron para decirle algo importante al oído: el ángel Lucifer se negaba a realizar la Alabanza Perpetua.

Alrededor del Trono Celestial de Dios había en todo momento una orquesta de ángeles músicos que realizaban alabanza a Dios permanentemente y Lucifer era el jefe de dicha orquesta.
Lucifer era el Primero de los ángeles, el más  importante, poderoso y hermoso del Cielo. Pertenecía a la casta de ángeles denominada como querubines, puesto que el cielo también se rige por clases sociales, demostrándose así que el llamado comunismo es una aberración al orden establecido por Dios.

Dos ángeles del montón. La clase obrera angelical.

Lucifer tenía uno de los mayores regalos de Dios, el libre albedrío, pero lo desperdició llenándose de rebeldía y soberbia al desear igualarse a Dios. Su primera acción diabólica fue inventar el sindicalismo para engañar a 1/3 de los ángeles del Cielo y sumarlos a su abominable causa al grito de Viv la revolución.
Desde ese momento Lucifer pasó a llamarse Satanás, el adversario.

Hubo gran alboroto y guerra en el cielo. Los ángeles de Dios se enfrentaron a los ángeles de Satanás, cosa que divirtió en gran manera a Dios. La batalla se prolongó durante eras, al ser los ángeles criaturas inmortales.
Cuando Dios se hartó de ver a un montón de muchachotes afeminados tirarse de los pelos decidió dar por finalizado el espectáculo y tomó medidas.

Había creado Dios un espacio llamado Tierra fuera de las Estancias del Cielo, un novedoso lugar de piso firme en el que tenía planeado dar rienda suelta a su creatividad llenándolo de plantas, fieras salvajes y emocionantes catástrofes naturales. En realidad lo que verdaderamente tenía planeado era crear allí al hombre, una especie de ángel estúpido, frágil y sin alas.
El hombre también ha sido creado a imagen y semejanza de Dios, pero a diferencia de los ángeles no es un ser del Plano Espiritual, lo que conlleva estar relleno de vísceras y segregar fluidos por numerosos orificios del cuerpo.

La consecuencia a la desobediencia a Dios según la Ley es la inmediata desintegración, sin embargo Dios en su Infinita Gracia optó por arrebatar a Lucifer su aspecto angelical y dotarle de una divertida apariencia con dientes de sierra, garras, cuernos, membranas y una graciosa cola.

Expulsó Dios a Satanás y sus esbirros fuera del Cielo y cayeron sobre la mullida vegetación de la Tierra.

La Ostia del Siglo, por Gustavo Doré
Lucifer. Quien te ha visto y quien te ve.

Un maravilloso amanecer en un paisaje de aromáticos árboles frutales, exuberantes cascadas y aves cantoras se abrió ante los ojos de Satanás, sin embargo le pareció un lugar oscuro y mundano en comparación con el Cielo y sintió una tremenda cólera y deseos de venganza.

El mayor deseo de Satanás fue a partir de entonces destruir la creación de Dios. Su luz se apagó y se tornó en tinieblas y en pura maldad. Y comenzó a forjar nueve anillos con los que corromper al hombre, siete para los enanos y tres para los elfos, pero todo esto se quedó en proyecto porque antes de lograrlo, Satanás inventó algo mucho mejor para confundir a la humanidad: la ciencia.

Satanás es el Diablo, el Enemigo. Y debemos estar prevenidos ante sus armas para tentar al hombre.
Pero eso forma parte de otro estudio.

Resumen de enseñanzas

  • Dios creó las jerarquías de ángeles en el cielo como modelo perfecto de orden, siendo el comunismo ateo una aberración a los principios de Dios y uno de los mayores logros de Satanás
  • Debemos aceptar con humildad la sagrada jerarquía (Dios-Iglesia-hombre-mujer-bestia) y no pecar de soberbia como hizo Satanás.
  • Dios nos ama a todos por igual, pero a algunos más que a otros. Por ello quienes se revelen y traten de ser como Dios recibirán  maldición.
  • Así como los que solo buscan destruir las obras de Dios, ellos también recibirán sufrimiento eterno en el lago de fuego.
  • Rechace siempre a Satanás y a la ciencia, su mayor ardid.
Explore posts in the same categories: Mitos y porros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: